Club de Rol Tirada Oculta

LA FRASE DEL DÍA

Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo
Ludwig van Beethoven

ADMINISTRACIÓN

Usuario:
Password:

TOP Escritores

Jarrid159
Sendero7
Izanur6
Julius2
Rasiel2
Información de la partida
  • Los Camorristas (RUNEQUEST)
  • Master: Rasiel
  • Resumen de Jarrid

Jugadores: Piños (Enano, Peña), Beldë (Elfo Verde Camorrista, Ciu), Mansuel (Shaman, Raul), Lurin (Elfo verde, Cardona)

Resumen de Beldë
Apenas recuerdo nada debido al trauma de ver a una niña-demonio y a Piños morir de un solo golpe, pero haré un esfuerzo.

Tras un par de meses llegamos a la zona de las montañas del Norte que habíamos estado buscando. El paisaje era de alta montaña, todo nevado y con unos pocos pinos aquí y allá.

Pronto detectamos que alguien nos había seguido hasta allí. Cuatro encapuchados nos estaban preparando una emboscada, pero nosotros fuimos más listos y se la devolvimos. Atacamos primero con nuestros arcos para después salir en tromba y arrasar con los supervivientes. Más o menos todo salió perfecto y los liquidamos enseguida. Ya había perdido la cuenta de encapuchados sectarios muertos a nuestras manos.

Recuerdo que después buscamos refugio en algún saliente de roca o, mejor aún, en una cueva. No sé si por el destino o por la buena labor como guía de Mansuel llegamos a la cueva en la que todo ese asunto debía terminar. Los hechos ahora me son borrosos y no recuerdo como nos quedamos atrapados en una sala en el interior de la gruta ni cuándo ni cómo aparecieron la niña demoníaca y el demonio-pulpo.

Pues sí. Hubo una gran pelea en la que Mansuel combatía con su magia al demonio-pulpo y Piños le arreaba directamente con su hacha. Mientras, Lurin y yo, disparábamos con nuestros arcos desde detrás de la hilera de columnas a tentáculos y niña asquerosa. Mansuel consiguió reducir al pulpo gigante, pero no antes de que Piños recibiera un tremendo sopapo de uno de los tentáculos que lo dejó en el suelo moribundo. Por si acaso y sin contemplaciones, Lurin y yo acabamos con la niña dejándole más agujeros que a un alfiletero.

Habíamos cumplido la misión aunque ni yo mismo sabía de qué trataba exactamente, aunque el shaman sí. Me parece que cerró el portal por el que se había colado el demonio y algo sucedió que Mansuel mismo se convirtió en la llave para abrir y cerrar ese portal.

Mansuel, además, tuvo tiempo de subir espiritualmente a los dominios de los Dioses para interceder por el alma de nuestro enano desdentado, que acabó resucitando. Vivaaaaaa!!!