Club de Rol Tirada Oculta

LA FRASE DEL DÍA

Si el día te sonríe, sonriele tu a él.
Anónimo

ADMINISTRACIÓN

Usuario:
Password:

TOP Escritores

Jarrid158
Sendero7
Izanur6
Julius2
Rasiel2
Información de la partida
  • BCN by Night (VAMPIRO)
  • Master: Julius
  • Resumen de Jarrid

Jugadores: Alex 'Vandam' (Brujah, Ciu), Lucía (Brujah, Lupe), Ramón (Tremere, Cardona), Ada Ducroix (Toreador, Aran), Roel (Gangrel, Peña), Sr. Enema (Malki, PNJ)

Resumen por Alex
Tras un par de horas de cortar espesa vegetación llegamos al poblado. Evidentemente ya se habían percatado de nuestra presencia y nada más entrar en el claro nos rodearon más de 50 guerreros misquitos armados con machetes y cerbatanas con vete a saber qué veneno. Nuestros guías, hablándoles en criollo, les pidieron poder ver al jefe o al consejo de sabios o al que la tuviera más larga (es un decir, no penséis ahora que iba a mostrarles mi ídolo sagrado).

Poco después salieron los mandamases y como enseguida reconocieron nuestra naturaleza sobrenatural, ordenaron que nos rodeara un gran círculo de fuego. Como necesitábamos la ayuda de esos salvajes no intentamos ninguna acción ofensiva y dejamos que los acontecimientos vinieran por sí mismos.

El gran jefe empezó a hablar mientras nuestros guías traducían a pesar de no enterarse de mucho cuando salían palabras como "criaturas de la noche" , "hombres pálidos" o similares. Aún sin la traducción era evidente que la situación era tensa así que tuvimos que recurrir a nuestros poderes. Hablé yo, aunque debería haberlo hecho la empanada de Ada, y con todo mi carisma (que no es mucho) logré convencerles de que no les haríamos daño, de que solo buscábamos ayuda y que a cambio podríamos ayudarles a ellos.


Tras una breve negociación en la que salimos perdiendo, ¿dónde hay un ventrue cuando se necesita? (o en cualquier otro momento ya que no conozco ninguno), quedamos en que a cambio de instrucciones para llegar al camino que llevaba al templo nosotros destruiríamos a una tribu de garous del wyrm que daba mucho por culo.

Quizás podíamos encontrar ayuda en otra tribu de garous "buenos" si antes no nos destrozaban a nosotros. Roel se comunicó con ellos a grito pelao (y eso que estaban a dos días de camino). Lo malo es que los berridos también fueron escuchados por los del wyrm que respondieron con gritos de guerra. En cualquier caso el primer golpe debíamos darlo los poderosos vampiros europeos. Ja.

La tribu nos habilitó una choza en lo alto de un árbol para pasar el día y la noche siguiente salimos de caza con 2 exploradores misquitos. Avanzar era difícil debido a la vegetación por lo que no encontramos a nadie a quien dar una paliza y acampamos hasta la noche siguiente.

Poco después de despertar y avanzar un poco más nos sorprendieron 2 garous, pero antes de que llegaran a nosotros Roel tocó su flauta mágica y los temibles crinos se transformaron en unos lobos "machacables". Conseguimos matar a uno pero el otro era más resistente y tras recibir una somanta de palos huyó de la escena. Evidentemente a la que se alejó un poco alertó a su tribu con un aullido estremecedor. La cacería había empezado (la que nos convertía a nosotros en presa).

Salimos por patas hacia unas colinas rocosas guiados por los exploradores misquitos. Cruzamos unas grutas y llegamos al otro lado, a un valle de denso fo-lla-je.

Uno de los muchos grupos que estaban haciendo la batida optaron por rastrear la zona por la que habíamos huido, pero por suerte para nosotros solo eran dos y no muy fuertes.

Nos escondimos en las copas de los árboles y cuando hubieron pasado me lancé al suelo y llamé la atención al que se había quedado más rezagado y que no tenía pinta de ser muy experimentado. Antes de que se diera cuenta ya lo había troceado. El otro costó más, pero entre Lucía y yo nos lo cepillamos bastante deprisa.

No había tiempo para alegrarse por la victoria. Otro grupo se acercaba hacia donde nos encontrábamos. Volvimos prepararnos con la misma táctica, agazapados en las copas de los árboles. La espera se estaba haciendo eterna ya que no divisábamos por donde venían.

¡¡ZRAAAAAP!! (más o menos ruido cuando te destripan). Una garra había salido de la umbra y me había golpeado con violencia. El suelo paró mi caída pero no pudo hacer nada para el siguiente golpe de un poderoso brazo garou de tercer rango. Creo que morí, pero cuando ya estás muerto eso es difícil de saber.

Reanuda el relato un misquito explicándolo a su jefe
Oc-tec-pit ag-nash-lap-alaban... (traducción simultánea) el guerrero de la espada azul estaba muerto en el suelo y la mujer guapa también. La otra mujer, la más aguerrida, era la única que aguantaba los golpes de los grandes hombres-lobo mientras el hombre-feo-con-cara-de-gato tocaba su flauta mágica. De repente el hombre-blanco-con-barba apareció de entre las sombras y dijo una palabra al gran lobo. Este atacó a su propio compañero y lo descuartizó. El hombre-feo-con-cara-de-gato dejó de tocar su flauta y bajó a ayudar a la mujer guerrera, mientras el hombre-blanco-con-barba decía palabras al gran lobo para que se estuviera quieto. Por más que lo golpeaban el gran lobo no parecía notar los golpes hasta que el hombre-blanco-con-barba se hartó y ordenó al gran lobo que se fuera.

Aunque creíamos que había muerto, la mujer guapa estaba viva pero no podía caminar. El otro sí está muerto aunque no sé porque sus compañeros los han traído al pueblo con cuidado de que no se pierdan sus tripas por el camino.