Club de Rol Tirada Oculta

LA FRASE DEL DÍA

Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo
Ludwig van Beethoven

ADMINISTRACIÓN

Usuario:
Password:

TOP Escritores

Jarrid158
Sendero7
Izanur6
Rasiel2
Julius2
Información de la partida
  • BCN by Night (VAMPIRO)
  • Master: Julius
  • Resumen de Jarrid

Jugadores: Roel (Gangrel sádico con garras, Peña), Alex "Vandam" (Brujah con extraño sentido del honor, Ciu), Lucía (Brujah con aroma a pólvora, Lupe), Hada Ducroix (Toreador pija y francotiradora, Aran)

Resumen de Alex
Nos despertamos en una pequeña sala subterránea. Para mi sorpresa solo éramos tres, ya que ni Sr. Enema ni Ramón estaban allí. Sí sabíamos que Roel tardaría un poco más en llegar porque tenía asuntos urgentes que atender en Barcelona.

Salimos de la sala y ascendimos por unas estrechas escaleras hasta que salimos por una trampilla en el suelo de una despensa. Un mayordomo nos vio y nos informó que nos esperaban en el salón, a donde fuimos sin perder tiempo. Al entrar nos llevamos una grata sorpresa: no solo estaban nuestros conocidos de Barcelona y Granollers (Sílvia, Andrés, Topolev, Takov) sino que además había una veintena de vampiros poderosos (todos de octava generación para abajo, incluido alguno de cuarta) entre los que se encontraba Shanan (el Negro) que nos saludó y vino a conversar con nosotros tras su largo periplo. Él estaba enterado de casi todo lo que había ocurrido en su ausencia por lo que intenté excusar alguna de nuestras acciones y, sobretodo, la candidatura de Phil como Sheriff. La verdad es que se lo había tomado muy bien, sobretodo teniendo en cuenta que el nuevo sheriff era colega y además le debía un par de favores.

Pero nos dijo una cosa más: "Ha venido un conocido vuestro que no esperabais". Al principio pensé que era el assamita ese con nombre japonés pero al decirme que no era él me vino enseguida el nombre a la cabeza "John Concrete", el Sire de Lucía y de mi mismo. Y así era. Al cabo de 5 minutos apareció por la puerta y corrió a saludarnos efusivamente. Estuvimos hablando un buen rato sobre su caza en Algeria y de cómo había incrementado sus poderes. También nos nombró alguno de los presentes, destacando sobretodo a Rufus, un gangrel enorme (2,20m.)y peludo que era en realidad el Señor de los Pirineos, Señor de los Gangrels en Catalunya y gran amigo de Diego.

Durante la primera hora hubo muchas conversaciones y averiguamos que se discutían dos vías de acción. La vía del ataque directo y fulminante y la vía de aprovechar las normas de cortesía vampírica para hacer un ataque más sutil. Finalmente se adoptó esta última vía, por lo que Sílvia, Rufus y algunos de los poderosos pedirían refugio en el mismo castillo de Petrus, mientras los demás investigaríamos y/o atacaríamos las casas del dominio de Petrus para descubrir y eliminar las familias de ghoules que ejercen de guardianes.

A nosotros se nos encargó la investigación de una zona de unos 10 km cuadrados que se encontraba a 3 km de la casa donde estábamos en esos momentos. Dentro de esa zona había dos casas sospechosas de albergar familias ghoules. Partimos poco después de que Sílvia, Rufus y otros, pertrechados con espadas y armaduras, marcharan hacia el castillo de Petrus. Aunque antes nos equipamos con chalecos antibala y otros objetos de asalto.

Avanzamos primero por una pequeña arboleda y luego por las laderas sacas del desierto de los Monegros. Íbamos con cuidado y vigilando siempre alrededor. En un momento pude divisar a lo lejos con mis prismáticos el movimiento de un ser que nos acechaba, una "sombra". También vimos a lo lejos una pareja de los nuestros que se dirigía al Norte.

Finalmente llegamos ante la primera casa que debíamos investigar, la cual tenía algunas luces encendidas. Roel pudo percibir que había cuatro perros guardianes sueltos por lo que optamos por una solución que a Hada no le gustó mucho pero que tuvo que hacer: restregar los truños de los perros por nuestras ropas para que no nos reconocieran como intrusos. Pero bueno, tras nuestra incursión en las cloacas esto estaba más que superado.

Hada montó su equipo de francotirador y los demás nos preparamos para un asalto sigiloso. Pero algo debió ir mal, pues cuando nos acercábamos un hombre salió de la casa armado con una escopeta y bastante nervioso. "¿Quién anda ahí?" - gritó. Luego pegó un tiro a ciegas por donde él creía que nos encontrábamos. Quizás ya era tarde para un ataque sorpresa, pero debíamos silenciar a ese tipo antes de que se le unieran más espectadores. Así que con la celeridad propia de los vampiros rodeé al hombre y lo golpeé por detrás antes de que pudiera saber siquiera si en realidad había alguien. Después arrastré su cuerpo hasta un rincón oscuro para que nadie pudiera verlo.

Entonces Roel y Lucía se acercaron a la puerta entreabierta y miraron dentro, Hada se quedó en su puesto de francotiradora para cubrir nuestra entra y yo lancé un gancho al tejado para intentar entrar por la parte de arriba. No sé que ocurrió exactamente con Roel y Lucía pero sí me contaron que antes de volver a reunirnos habían liquidado a 4 personas (entre ghoules y humanos) de una forma bastante sangrienta (degollaciones, amputaciones y mucha sangre), aunque también habían dejado huir a dos cocineros hindús (humanos).

Por mi parte, cuando ya casi había llegado a la cima, salió de improviso una mujer a la balconada de la planta superior. Me quedé un rato colgado de las tejas pero como no podía quedarme toda la vida ahí decidí saltar a su espalda y atizarle hasta dejarla inconsciente. Pero menosprecié a mi rival. No era humana ni ghoul; era vampira (y bastante poderosa). Cuando aterricé la tía desenfundó su espada que llevaba oculta vete a saber dónde y me pegó un tajo que me partió la camiseta de "Pont Aeri" (aparte de hacerme sangrar) ¡Hijaputa! Por suerte Hada estaba al tanto y le disparó cuando estaba a punto de volver a hostiarme. La bala le destrozó (literalmente) el hombro derecho y yo aproveché el momento para inmovilizarla con una presa y chuparle la sangre justa para curarme y aumentar mi poder. Ella quedó inconsciente y yo me metí en el interior de la casa. Luego se me criticó que no la rematara, pero esos vampiros criticones no podrán entender nunca lo que significa el Honor conquistado en la batalla. Para ellos una pelea solo es una manera de demostrar quién es mas fiero y de no dar oportunidad a que te hieran. Por lo tanto es imposible que comprendan el desprecio que significa atacar a un enemigo que no se puede defender. Sí reconozco que debería haberla atado pero como no sabía si alguien me había visto desde dentro preferí asegurar la zona.

Al traspasar la puerta del balcón entré en una habitación que entre otras cosas contenía un ataúd, pero ningún posible enemigo. Me asomé por la puerta y como escuché ajetreo en la planta inferior me paré un rato a escuchar. cuando estuve seguro de que no había nadie más salí de la habitación y me dispuse a revisar toda la planta para asegurar la zona. En la primera habitación que entré había un tío durmiendo, le tapé la boca con la mano y le metí un puñetazo para dejarlo inconsciente. Luego lo até y amordacé con la cinta aislante súper-resistente que siempre llevo en mi equipo. La segunda habitación estaba vacía. Quedaba otra y por la disposición de la casa parecía ser la más grande.

Intenté entrar de golpe y sorprender a los posibles enemigos, pero la puerta estaba cerrada, así que llamé. Lo que pasó al abrirse la puerta no me lo esperaba: un monstruo informe de 3 metros y medio había abierto la puerta y al verme intentó agarrarme como a un juguete. A duras penas pude evitar su presa, pero eso sí, cuando me recuperé del susto le di dos bandazos con mi espada que lo dejaron tieso en el suelo. Monstruos a mí ¡ja!

Asegurada la planta superior decidí bajar al encuentro de mis compañeros en la planta baja. Aunque habían matado a unos cuantos ya en ese nivel, aún quedaban 5 habitaciones. Nos dividimos: Roel y Lucía por un lado y Hada (que había entrado a la casa después de disparar a la vampira) y yo por otro. Asaltamos 2 habitaciones diferentes al mismo tiempo; el gangrel y mi hermana brujah no tuvieron muchas dificultades en eliminar a dos humanos, mientras que a Hada y a mí nos costó un poco más deshacernos del par de ghouls que había en esa habitación (de hecho le costó a Hada, que tuve que ayudarla a noquear al suyo). También até y amordacé al más sano de estos dos. En el resto de habitaciones no había nadie más. Primera planta asegurada, solo quedaba la planta de en medio.

En este último enfrentamiento yo había dejado mi espada a Hada mientras que yo había peleado con un puño americano. Habíamos hecho este cambio para no tener que disparar dentro de la casa, ya que no lo habíamos hecho antes. Pero yo me sentía vacío sin mi ninja-to por lo que le dije a Hada que me acompañara a arriba y podríamos recojer la espada de la Señora de la Casa. Pero en la planta de en medio aún quedaban residentes y cuando pasamos corriendo por allí nos dispararon desde una de las habitaciones. Aunque el tío no nos hizo prácticamente nada, al encararnos a él recibimos otra ráfaga de disparos por la espalda. Yo tuve suerte pero Hada recibió un balazo que le entró por la nuca y le salió por la mejilla. Cayó redonda al suelo. Yo continuaba en medio del problema del fuego cruzado por lo que probé de eliminar primero una variable de la ecuación. Me dirigí rápidamente hacia el primero que nos había disparado y antes de que pudiera apretar el gatillo de nuevo le dí un tremendo puñetazo que lo dejó seco. Lucía había subido al oír los disparos y desde las escaleras abatió al que había alcanzado a Hada y después... silencio. No quedaba nadie más en la casa que estuviera lo bastante sano como para intentar pelear con nosotros.

Durante las dos horas siguientes investigamos casi todos los rincones de la casa excepto el altillo por falta de tiempo y ganas (necesitábamos una escalera para alcanzar la trampilla). Descubrimos varias cosas: que la vampira había huido con su espada, una gruta subterránea que partía desde la despensa de la casa, una moneda de oro muy grande, un pergamino con símbolos extraños dentro de un porta-documentos escondido en la habitación de la vampira y un plano de la gruta con su conexión a dos casas de la región: la casa Yuka y la casa Kayev.

Antes de irnos interrogué al humano que había dejado inconsciente mientras dormía. Con su acento pakistaní me contó que en esta casa habitaban el 'Señor' y la 'Señora', pero el 'Señor' había marchado con anterioridad a atender asuntos urgentes. También reconoció los nombres de Yuka y Kayev como el de dos familias importantes y bastante más malvadas que la familia de esta casa. Le pregunté además por la casa que había cerca de aquí y me dijo que solo la habitaban humanos y la usaban como granja. Volví a amordazarle y lo deje vivir ¿Algún problema?

Después recogimos nuestras cosas y decidimos ir a 'visitar' la otra casa, aunque algunos querían usar las grutas para asaltar las casas Yuka y Kayev. Pero esa no era nuestra misión.

Aunque no llegamos a entrar en la segunda casa estábamos seguros de que solo era una granja de humanos. Al menos todos los indicios lo indicaban: ninguna luz, ningún sonido, perros atados, animales de granja, ningún disparo cuando me expuse visiblemente ante la entrada principal, etc. Así que volvimos considerando que habíamos cumplido con creces nuestra misión.

Un par de kilómetros antes de llegar al refugio volví a ver a la lejanía la misma 'sombra' que había visto en el viaje de ida. Y de nuevo no pude discernir de qué se trataba exactamente, aunque puedo empezar a sospecharlo.

Al llegar al refugio apenas había nadie. John llegó más tarde con Shanan y nos dijeron que Sílvia y su grupo se quedarían en el castillo de Petrus durante el día. En todo caso lo que habíamos descubierto se debatiría al anochecer siguiente.